Padres de Ayotzinapa: enfermar y morir sin obtener justicia

La diabetes y la hipertensión son las enfermedades más comunes entre los padres y madres de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Image for post
Image for post
Foto: Natalia Escobar

Minerva Bello Guerrero falleció sin conocer el paradero de su hijo, Everardo Rodríguez Bello. Él es uno de los 43 estudiantes que desaparecieron en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014. La madre murió víctima del cáncer, su último respiro fue el 4 de febrero del 2018. Agobiada por la impunidad, sus ojos nunca pudieron ver la justicia en el caso Ayotzinapa.

Tras seis años de exigir verdad y justicia, los padres de los normalistas de Ayotzinapa no solo han padecido la ausencia de sus hijos, a la par se ha deteriorado su salud física y emocional.

“Hay más de 17 mamás y papás que se encuentran enfermos”, denunció Vidulfo Rosales Sierra, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, tras la muerte de Minerva. La misma suerte alcanzó a Tomás Ramírez, padre de Julio César Ramírez Nava, uno de los tres estudiantes asesinados el 26 de septiembre de 2014. Tomás murió el primero de diciembre del 2018.

Image for post
Image for post

El informe Yo sólo quería que amaneciera, impactos psicosociales del caso Ayotzinapa, realizado por la organización civil Fundar, tiene un apartado que habla del impacto psicológico y en la salud de los padres de los normalistas desaparecidos.

El texto detalla que en la mayoría de los padres y madres persisten trastornos del sueño y la alimentación derivados de los impactos traumáticos de la desaparición de sus hijos y de la movilización permanente.

Las investigación revela que 53.2% de los padres presenta enfermedades crónicas acompañadas de otra condición; 25.5%, alguna de tipo infeccioso y 8.6%, trastornos psicosomáticos o depresión severa.

Mario César González, padre de César Manuel González, uno de los desaparecidos originario de Tlaxcala, señala que los padres relacionan el deterioro en su salud con la espera y la angustia de no conocer el paradero de los muchachos. La diabetes y la hipertensión son las enfermedades más comunes entre los padres y madres de los 43.

Las consecuencias y las víctimas

En 2018 a Bernardo Campos — padre del normalista José Ángel Campos Cantor — le amputaron dos dedos de su pie derecho a causa de la diabetes que se agravó. Tenía 61 años cuando le empezaron a salir ampollas en su pie y al no sanar, los doctores procedieron quirúrgicamente.

De acuerdo con el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, el brutal saldo de la noche de Iguala asciende a 43 estudiantes desaparecidos y seis personas ejecutadas, tres de ellas normalistas y uno — Julio César Mondragón Fontes — con visibles muestras de tortura. Al menos 40 personas fueron lesionadas, entre ellas, dos normalistas que resultaron con lesiones permanentes a su salud.

En total, fueron más de 180 víctimas directas de violaciones a sus derechos humanos la noche del 26 de septiembre y madrugada del 27. Y de manera indirecta, se contabilizan 700 víctimas considerando los núcleos familiares agraviados.

Con sus enfermedades a cuestas, los padres de los normalistas siguen en pie de lucha. El sábado 26 de septiembre marcharon una vez más del Ángel de la Independencia al Zócalo para exigir justicia y verdad por el crimen cometido contra sus hijos, al finalizar la manifestación un grupo de normalistas pintó un 43 en una de las puertas del Palacio Nacional.

Image for post
Image for post
Foto: Natalia Escobar.

Periodista. Sigo pensando que los principios no se negocian y que hay que buscar el estado ideal del ser para no ser el ser ideal del Estado

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store